¿Uno de sus objetivos de jubilación es dejar atrás su antigua casa por un nuevo lugar? Quizás la familia sea importante para usted y quiera mudarse más cerca de ellos. O quiera convertir su casa de vacaciones en su hogar permanente. Sea cual sea su motivo, estos son algunos consejos que le ayudarán a preparar su posible mudanza.

Consejo 1: Planifique con antelación.

Si va a mudarse tras la jubilación, lo mejor es no tomar una decisión precipitada y tomarse el tiempo necesario para investigar todos los lugares posibles que desee considerar. Es importante que pase tiempo en el lugar que le interesa y hable con otros jubilados que vivan allí para saber qué puede esperar. Mudarse puede ser estresante (por no decir costoso), sobre todo para los jubilados. Así que, tómese su tiempo: no querrá volver a mudarse si descubre que la vida en su nuevo hogar no resultó como esperaba.

Planificar con antelación es particularmente importante si quiere mudarse al extranjero, algo cada vez más popular debido al menor costo de vida en muchos países. Si decide seguir este camino, tendrá que considerar los requisitos de visado, cómo acceder a los servicios de cuidados de la salud y cómo pagarlos, así como muchos otros factores que pueden complicar sus planes de mudanza.

Consejo 2: Tenga en cuenta sus necesidades y estilo de vida futuros.

Como en cualquier mudanza, tendrá que determinar si este nuevo lugar se adaptará a sus necesidades y al estilo de vida que desea. ¿Quiere vivir cerca de su familia o busca un lugar más apartado? ¿Quiere trabajar a tiempo parcial, hacer trabajo voluntario o dedicarse a sus aficiones? Es crucial que piense en cómo quiere pasar su tiempo tras la jubilación. Un estudio reciente, en colaboración con Age Wave, líder de opinión sobre envejecimiento y longevidad, señaló que más de una cuarta parte de los jubilados afirmaban tener dificultades en la transición del trabajo a la jubilación. Si aún no ha pensado en cómo pasará su tiempo libre tras la jubilación, ahora es el momento de hacerlo.

No solo debe tener en cuenta sus necesidades futuras a corto plazo, sino que también debe sopesar sus necesidades a largo plazo, que cambiarán con la edad. ¿Tendrá su nueva ubicación fácil acceso a centros de cuidados de la salud? ¿Podrá envejecer en su casa con el apoyo de familiares y amigos cercanos, o tendrá que trasladarse a un centro de vivienda tutelada? Las respuestas a estas preguntas pueden ayudarlo a determinar si el lugar que desea le conviene a largo plazo.

Consejo 3: Investigue el costo de vida en su nueva ubicación.

El tipo de vivienda que elija puede condicionar uno de los mayores gastos de su presupuesto. Los costos por adelantado pueden ser muy diferentes si elige vivir en una comunidad de jubilados, en un condominio/apartamento o en una vivienda unifamiliar. Los gastos corrientes, como el mantenimiento y las cuotas de las asociaciones de propietarios (HOA), pueden variar considerablemente en función de su elección. Si se muda a un lugar propenso a las catástrofes naturales (huracanes, incendios, inundaciones, etc.), es probable que el seguro de hogar le cueste más o que ni siquiera esté disponible. En este caso, necesitará tener un plan si su casa sufre daños graves.

Los impuestos también pueden variar, a veces considerablemente, en función del lugar. Es importante que compare los impuestos sobre los bienes inmuebles, las ventas, la renta y el patrimonio con su profesional fiscal. Tenga en cuenta que algunos estados gravan de forma diferente determinadas inversiones e ingresos por jubilación, como los beneficios del Seguro Social y las pensiones.
También es importante comparar otros costos que suponen una gran parte de su presupuesto, como los alimentos, los servicios públicos, los cuidados de la salud y el transporte. Incluso los gastos más pequeños, como el combustible, que puede variar mucho de un estado a otro, pueden acumularse rápidamente, sobre todo si piensa usar el auto como principal medio de transporte.

Consejo 4: Hable de sus planes con su asesor financiero.

Después de investigar, comparta lo que haya averiguado con su asesor financiero y téngalo en cuenta su plan. Esto podría incluir la colaboración con su asesor financiero y su profesional inmobiliario para determinar si es necesario ajustar su estrategia patrimonial o cómo seguirán comunicándose a distancia para asegurarse de estar cumpliendo sus objetivos.

Información importante:

Edward Jones tiene la obligación de usar el inglés en sus relaciones y comunicaciones con los cliente. Para obtener más información, visite https://www.edwardjones.com/us-en/disclosures/account-features-service-terms/english-spanish-language-disclosure